miércoles, 8 de agosto de 2007

Ecos Perversos 5º poema" La fruta prohibida"


El ocaso comenzaba
y en el cielo aparecía
una tormenta de luceros
que hacia Sin se dirigía.

Y en cada lugar que dejamos,
para remontar el vuelo,
El le lanzó una estrella
para incinerar el suelo.

No hubo remordimiento
al desafiar Su voluntad.
El amor nos impulsaba
y nos dio seguridad.

Descendimos ante el hombre
en una suave majestad;
envueltos en luz y colores,
con total serenidad.

Miramos a Adán y a Eva
y por fin ellos nos vieron.
Esperábamos ansiosos
hasta que nos sonrieron.

Habló el Lucero del Alba,
quien fuera la voz del Señor,
y en un tono melodioso
les contó de nuestro amor.

Lentamente les quitamos
la venda de los sentidos.
La noche nos cobijaba
y el tiempo había detenido.

Se miraron mutuamente
y con asombro contemplaron
en el otro la belleza,
de la cual se enamoraron.

Despertamos en su mente
el fuego de la conciencia
y comprendieron que juntos
Llenarían su existencia.

Como padres orgullosos,
de su mayor creación,
les vimos fundirse en uno
y rozar la perfección.

De aquella bendita unión,
entre el hombre y la mujer,
surgió una raza completa
que deseamos proteger.

Y en la noche de mil años
la luna brilló como sol;
nuestro huerto ardía en llamas,
por la orden del Señor.

Pues no deseaba que el hombre
ganara el conocimiento,
creara una descendencia
y tuviera sentimientos.

Sin embargo las semillas,
de ese divino vergel,
en nosotros las plantamos
para ocultarlas de Él.

Trabajamos con el hombre
y le enseñamos a pensar,
cómo trabajar la tierra
y cómo podían crear.

Cultivamos un lenguaje
con el cual representar
las ideas en palabras
agradables de escuchar.

Jamás como aquella noche
fue tan feliz un humano,
que el sacrificio del ángel
nunca sentimos en vano.

Elegimos sin saber
sobre el buen o mal obrar.
Si pecábamos de algo,
el pecado fue de amar.

2 comentarios:

Olga S.Isidro dijo...

sabes que me lo se de memoria, pero quise dejarte aquí este pequeño comentario.un enorme beso poeta, y que todos tus sueños se cumplan.Olga.

Azif-Al-Dahna dijo...

Querida amiga,eres la primera visita que recibo acá. Me alegra mucho que seas tan linda conmigo.
Igualmente deseo que tus sueños se realicen.

Un beso.

Azif-Al-Dahna