jueves, 16 de agosto de 2007

Cazador Nocturno

Puedo oler tu perfume en este viento,
soy un cazador hambriento,
y en mis ojos, rojo el fuego destella;
voy a por ti, devorando cada huella,
ràpido cual centella,
sin sentir el menor remordimiento.
Corres sin aliento por la espesura,
yo atrapo tu cintura
y te veo suspirar de emociòn.
¡Mujer, voy a devorarte el corazòn!,
drenando su pasiòn,
mediante un beso de plena locura.
Esto parece ser solo un error;
no encuentro lògica en estos hechos.
Porque ansìo tu lecho,
y allì, desprenderte de toda ropa.
Llenar mi boca con miel de tus pechos,
poner mi simiente maldita en tu copa,
prenderte cual estopa,
y toda la noche hacerte el amor.

4 comentarios:

Olga S.Isidro dijo...

Este Cazador Nocturno, la verdad, es que no solo caza, ¡devora!
Un fuerte abrazo...poeta.

Azif-Al-Dahna dijo...

Mi muy querida Olga, gracias por venir a ver a este cazador, un gran beso para tí mi amiga.

Azif-Al-Dahna

Cynthia Harte dijo...

Como ya te he dicho,eres un excelente poeta,tu trabajo en los versos,tu cuidado en ellos hace de ti gran poeta.
De este poema,que puedo decirte que no te haya dicho ,es simplemente perfecto,hermoso en cuanto a estetica y contenido.
Un abrazo,todo mi respeto y admiracion a ti y tu poesía.

Azif-Al-Dahna dijo...

Muchas gracias por tus palabras, estimada Cynthia, tus consejos siempre son bien recibidos en mis poemas.

Un besote.

Azif